lunes, 19 de febrero de 2007

¡Implotó el verano!

( Mi interpretación de la migración moderna de los lemmings )

Como es sabido, con su sabiduría popular, Crónica TV siempre denomina al apogeo de la temporada estival con la frase “ESTALLÓ EL VERANO”. Es que “el verano” desde lo turístico no se corresponde con el solsticio de verano, sino que la frase denomina un fenómeno social en el que aparecen en la ciudad de Mar del Plata --como de la nada--miles de personas... que parecen generarse espontáneamente, como si de lemmings se tratara. Y con esto me refiero a la explosión demográfica y la migración hacia zonas cálidas que distingue a estos roedores. Por definición, la explosión es rápida, y una vez finalizada, el fenómeno puede generar una implosión. En este punto se contrae y es reducido a un mero recuerdo. Si bien el verano suele “explotar” más o menos de la misma forma, para cada individuo implota en diversos tiempos y modos. El mio ha terminado mientras pienso estas líneas, viajando por la Autovía 2 mientras escucho Blow Up de Richard Galliano y Michel Portal..

( La cruda honestidad de las placas de Cronica TV )

Hay para quienes el verano es apenas un fin de semana lejos de la ciudad; para otros con más suerte dura casi 3 meses. Sin importar cuánto dure, los días de vacaciones se sienten como sábados, pues al final siempre nos espera un domingo que nos obliga a acostarnos temprano y preparar las cosas para el otro día.

No hay comentarios.: